California de norte a sur

Qué grandes son los árboles, qué naturaleza tan explosiva. Tocar, oler, en definitiva sentir el bosque. No un bosque cualquiera, se trata de Redwood. Las secuoias se encuentran entre los seres vivos más grandes y antiguos del mundo y a nadie dejan indiferente. Pasear entre estos gigantes es extraordinario. La “avenida de los gigantes” que atraviesa durante 30 kilómetros el parque estatal de Humbolt Redwood, es también otra forma de ponernos en contacto con estos seres. Rodar nuestras bicicletas por esta carretera fue mágico.

2015-08-26_11-47-07
Redwood NP. Adrián Cuéllar. 2015

A todo esto habíamos dejado atrás el estado de Oregon y ya estábamos en California. Nuestra primera parada fue Crescent City. El warmshower de la iglesia de St. Paul, es recomendable. A nosotros nos deparo experiencias bastante curiosas y únicas en el viaje, si bien no fueron todas agradables. Posteriormente acudimos al camping de Flint Ridge. Es interesante señalar, que en el parque nacional de Redwood, existen zonas de acampada gratuitas, lo único que se debe hacer, es reservar la misma mañana en la oficina de los rangers.

2015-08-26_11-47-56
Redwood NP. Adrián Cuéllar. 2015

A partir de este momento, nos ponemos las pilas y empezamos a tirar dirección sur, todavía por la highway 101. A nuestro paso por Eureka sufrimos nuestro segundo pinchazo del viaje y para celebrarlo, nos comemos un desayunaco con huevos, bacon , salchichas, patatas y pancake, ese mismo día hacemos noche en Humbolt state park. Unos 100 kilómetros después tomamos un desvío a la costa abandonando la 101 y entrando en la que sería nuestra compañera de viaje hasta México, la highway 1.

2015-08-26_11-48-39
Costa de California. Adrián Cuéllar. 2015

Los primeros días en esta nueva ruta, fueron bastante duros. El terreno esta lleno de subidas y bajadas que se suceden sin tregua y a esto se le suma unos cuantos problemas técnicos, que nos hacen estar bastante preocupados. Un radio de la bici de Ana partió y los cables de nuestro Rolhoff se rompieron, no del todo, pero estaban bastante dañados por lo que había que cambiarlos cuanto antes. Conseguir los cables no fue fácil, y cambiarlos (era la primera vez que lo hacíamos) tampoco resultó del todo sencillo. Para todos aquellos que monten Rolhoff en sus bicicletas, os aconsejamos que comprobéis las dimensiones de los cables antes de cortarlos, ya que no todos los modelos de Rolhoff necesitan los famosos 20 cm que explica el manual del fabricante.

2015-08-26_11-49-27
San Francisco. Adrián Cuéllar. 2015

Sin embargo, la llegada a San Francisco, fue balsámica. La noche anterior la pasamos en Sausalito, una pequeña ciudad a las orillas de la bahía. Fue un acierto cruzar el puente y la ciudad a primera hora de la mañana. En la gran ciudad, conseguimos dejar a punto nuestras bicis y realizar todos los planes que nos habíamos propuesto. Nuestro amfitrión australiano, Brendan, tuvo tiempo para compartir con nosotros, pero también nos dejo espacio para las múltiples cosas que teníamos que hacer. Después de tres días de descanso, partimos una vez más, el siguiente destino, Big sur.

2015-08-26_11-50-05
Reparación cableado Rolhoff. Ana Mateos. 2015
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s