El Quijote se monta en bicicleta

Qué llega la Navidad, qué llega el frío….no pasa nada, nosotros nos volvemos a montar en nuestras bicicletas. Queremos revivir sensaciones, aún que sea por pocos días queremos estar de ruta.

Por que salidas en bicicleta estamos haciendo, todas las semanas, pero el vivir, comer, visitar y dormir en el camino hacía meses que no lo experimentábamos.

El destino elegido fue la Mancha, concretamente recorrimos algunos lugares de Ciudad Real, y haciendo gala de un valor Quijotesco, como no podía ser de otra manera en esta zona, hemos soportado fuertes heladas. Pero también, y como le ocurrió a nuestro Ingenioso Hidalgo hemos disfrutado de los cielos estrellados y claros más bonitos hasta ahora registrados en nuestras retinas.

La ruta comienza en el pueblo de El Toboso, allí nos despedimos de nuestro Rocinante a motor y preparamos los utensilios para el viaje. “¿ Estaremos oxidados en estos menesteres?” pienso….más tarde comprobamos que están más que interiorizados, así que no hay por qué preocuparse.

El primer día pasamos por caminos de tierra los cuales nos van llevando por diferentes pueblos: Pedro Muñoz, Tomelloso, donde hacemos una parada técnica para comer y comprar, ups!!vaya es festivo habrá que apañarse. Hoy entre la niebla, el paisaje que se nos presenta está caracterizado por las viñas, parecen estar muertas, cientos de ramas recién podadas se acumulan entre las hileras, pero en el fondo, sabemos que estos árboles solo están durmiendo, vendrán buenos vinos con la llegada de las próximas uvas.

2016-12-28 16.48.09 (1).jpg
Viñedos cercanos a Tomelloso. Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016

El primer atardecer será nublado, tanto que hasta el día siguiente con la salida del sol, no comprobaremos que hemos dormido con el Castillo de Peñarroya como paisaje.

Seguimos por caminos con unas vistas más apetecibles que el día anterior, hemos dejado la llanura y nos metemos en la serranía y eso en cuanto a vegetación se nota, pero también en dificultad. Algunos caminos se hacen pesados por la cantidad de baches, y es que el no llevar suspensión en la bici y rodar sin asfalto bajo los neumáticos no es siempre buena combinación. No obstante, durante el día vemos las verdosas Lagunas de Ruidera y la Cascada del Hundimiento. La verdad es que nos alegramos al comprobar que todas ellas tienen agua, aún que claro está, en pleno invierno nos encantaría que aquello estuviera a rebosar.

2016-12-27-15-32-00-1
Lagunas de Ruidera. Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016

La noche nos alcanza en un bello paisaje, La Mancha nos conquista con sus Dehesas.

2016-12-28-17-55-05-1
Atardecer en un lugar de la Mancha….Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016

El cielo de anoche fue espectacular, y hoy no está el terreno tan helado, así que me animo hasta con los pantalones cortos, hay que conservar el moreno de ciclista que aún tengo en las piernas!!!Parada súper técnica en el pueblo de Alambra, donde conseguimos agua para nuestras botellas y para lavar los cacharros de la cocina. Para comer llegamos al pueblo de Manzanares, tiene una gran iglesia en su plaza principal frente al Ayuntamiento, y unos jovencitos curiosos que nos preguntan por nuestro viaje. Ya por la tarde, llegamos a las ruinas de Azuer, ojo!!hay que reservar para visitarlas, nosotros las encontramos cerradas. Hoy el paisaje es totalmente diferente, la llanura nos atrapa de nuevo y campos yermos a ambos lados de los caminos nos esperan.  La noche no tardará en llegar, así pues, tras un pequeño grupo de árboles encontramos un lugar donde emplazar la tienda, hoy la noche será fría no tenemos nada que nos proteja!!

Queridos Sanchos, los peores augurios respecto al frío se cumplieron, se nos helaron hasta las pestañas. En aquella despejada llanura, el hielo lo cubría todo, a nuestro alrededor algunos campesinos montados en sus tractores lidiaban con la ardua tarea de remover aquellas duras tierras apelmazadas por el frío. El lugar nos invita a marcharnos sin desayunar, será el pueblo de Daimiel el elegido para ello, además, aprovechamos los primeros rayos de sol para sacar por primera vez la tienda y secarla un poco. Volvemos a las bicis, esta vez y sobre el medio día llegaremos a las tablas de Daimiel. De nuevo, nos alegramos al ver que algunas tienen agua, aún que comprobamos que gran parte de los humedales, no están más que eso, húmedos!!

2016-12-29-12-11-51-1
Río Guadiana. Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016
2016-12-29-12-55-04-1
Tablas de Daimiel. Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016

 

De nuevo y al sol ponemos la tienda, esta vez casi conseguimos dejarla seca. Por la tarde, pedaleamos por caminos y por carretera, ya casi cuando está alcanzándonos la puesta de sol, tenemos la suerte de ver un grupo de ciervos que curiosos esperan y estudian nuestros movimientos. A poco menos de tres kilómetros antes de llegar al pueblo de Puerto Lápice, encontramos la ermita de San Isidro, un lugar que nos parece idóneo para montar la tienda. Aquí en un pequeño escenario decidimos meternos, nos parece un buen resguardo de las pelonas que están cayendo. Lo peor por la noche es la visita inesperada de un coche lleno de jovenzuelos del pueblo, que si bien no dieron mayor problema, si nos mantuvieron en alerta durante el rato que estuvieron.

2016-12-29-17-34-22-1
Escenario en la Ermita de San Isidro. Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016

Como era de esperar el techo sobre nuestras cabezas se notó para bien, la tienda estaba mejor que nunca y el frío no fue tan intenso. En el pueblo de Puerto Lápice nos recibe un bar abierto, en el que nos dan agua porque la fuente de la plaza está congelada y unos cuantos lugareños que salen del bar tras tomarse el respectivo orujo mañanero. No sabemos si en época del Quijote esto se llevaría, pero a día de hoy, se estila en todo pueblo que se precie.

2016-12-30-08-37-52-1
Puerto Lápice está helado. Ana Mateos Sanz. Diciembre 2016 

Rodamos entre compactos bancos de niebla durante casi dos horas, el sol hoy se está haciendo de rogar…casi casi helados llegamos al pueblo de Alcazar de San Juan, bastante animado, se acerca la fiesta de fin de año y la gente anda como loca, a veces nos preguntamos si se piensan que más bien llega el fin del mundo. Ya por carretera, pasando por Campo de Criptana, al fondo se alzan imponentes los molinos. Cerrando el círculo en cuanto a paisaje y ruta, volvemos a vislumbrar viñas y olivos, poco después de pasado el medio día llegamos al pueblo del Toboso. La furgoneta nos espera donde la dejamos. Todo sigue igual pensamos, pero en realidad el apetito Quijotesco ha nacido en nosotros, en 2017 cae una lectura del clásico.

Anuncios

One thought on “El Quijote se monta en bicicleta

  1. Vivir o Rutina 15 enero, 2017 / 6:13 pm

    Teniais mono de bicicleta? La ruta del Quijote es otra de nuestras pendientes, pero nosotros la haremos furgoneteando, nos apuntamos algunas cosillas. Y si os apetece ver más de otro intrépido quijote en bicicleta, en instagram cuenta sus aventuras Tras los pasos del Quijote @traslospasosdelquijote, todo un personaje.

    Tenemos ganas de veros pronto!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s